Reseña: Un mundo feliz de Aldous Huxley


Un mundo feliz de Aldous Huxley



Comentarios

Lo que más me asombra tras leer el libro es saber que fue publicado en 1932. Huxley crea un mundo bien detallado, con nombres de lugares y objetos inventados. Se nos muestra una población dividida en diferentes clases sociales que han sido enseñados para vivir y aceptar su clase social. El motor de la sociedad es el condicionamiento en todos los niveles: condicionamientos de sentimientos, de pensamientos, de acciones, de deseos, etc... Este aspecto me ha llamado la atención pues habiendo estudiado psicología, aún recuerdo algún profesor de Psicología de la Conducta que nos decía que no somos conscientes de lo condicionados que estamos. Los personajes principales son Bernard Marx, Lenina Crowne y John el Salvaje.
El libro no tiene desperdicio por su valor profético de una sociedad manipulada y controlada al gusto del consumidor. He de reconocer que hay algunos párrafos que, de tanta terminología inventada, se hace un tanto farragosa la lectura.
Libro de culto dentro de las distopías, junto a 1984 de Orwell.
He subrayado algunas frases:
"Los paisajes tienen un gran defecto: son gratuitos. El amor a la naturaleza no da quehacer a las fábricas."
"La felicidad tiene su precio"
"La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha."
"Todo el mundo trabaja para todo el mundo"

Muy recomendable para hacer pensar y reflexionar sobre la manipulación de masas.

Sinopsis

La novela describe un mundo en el que finalmente se han cumplido los peores vaticinios: triunfan los dioses del consumo y la comodidad, y el orbe se organiza en diez zonas en apariencia seguras y estables. Sin embargo, este mundo ha sacrificado valores humanos esenciales, y sus habitantes son procreados in vitro a imagen y semejanza de una cadena de montaje...
La novela anticipa el desarrollo en tecnología reproductiva, cultivos humanos e hipnopedia que, combinadas, cambian radicalmente la sociedad. El mundo aquí descrito podría ser una utopía, aunque irónica y ambigua: la humanidad es desenfadada, saludable y avanzada tecnológicamente. La guerra y la pobreza han sido erradicadas, y todos son permanentemente felices. Sin embargo, la ironía es que todas estas cosas se han alcanzado tras eliminar muchas otras: la familia, la diversidad cultural, el arte, la ciencia, la literatura, la religión y la filosofía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux