Reseña: Drácula, el no muerto de Dacre Stoker e Ian Holt


La novela me ha sorprendido gratamente. Era algo reacio a leerla pues guardaba muy buen recuerdo de la lectura de la novela de Bram Stoker, pero he de reconocer que está muy bien la trama.
Se trata de una secuela de la novela de Bram Stoker, escrita por un sobrino-biznieto y un estudioso de la figura de Drácula, Ian Holt. 
La novela nos sitúa 25 años después de los hechos ocurridos con Drácula. Todos los personajes del grupo que combatieron al vampiro se han visto arrastrados a una vida de infortunios: el doctor Jack Seward adicto a la morfina, Arthur Holmwood casado pero incapaz de superar el dolor causado por la pérdida de Lucy, Van Helsing, un anciano obsesionado con acabar con el monstruo y Jonathan y Mina, casados, pero distanciados por la sombra de Drácula entre ambos.
En esta novela se profundiza en los personajes: en su historia, sus creencias, sus temores, sus pensamientos, en su carácter. 
Aparece también el hijo de Jonathan y Mina, Quincey, que vive alejado de sus padres. Se nos presenta a Quincey como un joven rebelde que no quiere seguir los pasos de su padre en el mundo del derecho: su sueño es ser actor.
La novela incluye un nuevo personaje, Isabel Báthory, conocida como la Condesa Sangrienta en el siglo XVI-XVII, debido a las atrocidades que hacia con sus enemigos y a ciertas leyendas que decían que se bañaba en la sangre de jóvenes vírgenes. Por tanto, en el libro aparece un nuevo vampiro con el que combatir, aunque Drácula no murió y también vuelve.
También coloco otros personajes históricos como es Jack el Destripador, encajando muy bien en el puzzle. Es interesante como los autores dan su explicación de el famoso asesino, y el propio Bram Stoker, haciendo un juego de realidad-ficción con su novela.
La novela va resolviendo los enigmas poco a poco hasta mostrarnos una nueva reinterpretación de los hechos ocurridos en Drácula. Se nos presenta un conde no tan maléfico que lucha contra el verdadero mal, Báthory. 
Dacre e Ian dan una versión del vampiro como una especie más. El mal es una elección de cada vampiro.
Como digo, me ha gustado mucho la novela. Engancha y tiene un ritmo trepidante en el último tercio, con cambios constantes de narración de personajes. 
Encuentro el final muy bien conseguido, cerrando el círculo.
Muy recomendable.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux