La "velocidad" narrativa


* La "velocidad" es la relación entre la duración de la historia (días, meses, años...) y la extensión que ésta alcanza en el texto. Existen dos métodos para modificar esta velocidad: la aceleración y la desaceleración.

1- La aceleración: se produce cuando se dedica un segmento corto de la narración a un periodo largo de la historia. Es decir, el tiempo de la acción es más largo que el tiempo de la narración. La aceleración se consigue mediante:

  • El resumen: consiste en seleccionar los datos más importantes y exponerlos brevemente.
  • La elipsis: consiste en "saltar por encima" de un periodo de la historia; ese periodo desaparece. El escritor usa la elipsis para:

                 - "Robar" tiempo al lector para acelerar la narración.
                 - Ocultar algún hecho reservándolo para más adelante.

2- La desaceleración: se produce cuando dedicamos un segmento largo de la narración a un periodo corto de la historia. Se consigue mediante:


  • La descripción: el autor se demora en cada acontecimiento prestando mucha atención a los detalles, y así la acción se ralentiza. La descripción tiene dos funciones principales:

                - Función informativa.
                - Función ornamental.

* Los cambios de velocidad (aceleración y desaceleración) se pueden combinar con fragmentos a tiempo real (escena).

* La escena es la reproducción del discurso de los personajes a través del diálogo guardando los principios de unidad de tiempo, lugar y acción. En la escena, la voz del narrador pasa a un segundo plano; el lector presencia la conversación entre los personajes. El escritor muestra la acción.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux