Reseña: El atlas de las nubes de David Mitchell

Un libro para sorprenderse, un libro innovador, un libro para aprender estilos narrativos, un libro para comprender que es eso de la voz narrativa, un libro para romper esquemas... un libro fantástico. Esto es lo que he pensado cuando lo he acabado. Cuando piensas que en literatura no se pueden inventar formar para explicar una historia: !zas! Te cae El atlas de las nubes en las manos y ves que sí.
David Mitchell juega con la estructura narrativa y los diversas formas de explicar una historia: diferentes épocas, diferentes estilo narrativos, diferente narrador, diferentes lenguajes. Desde un diario, pasando por unas carta hasta llegar a un interrogatorio. De primera persona a tercera. Del siglo XIX a un futuro muy muy lejano.
La historia se bifurca en 6 historias diferentes que aparentemente no tienen nada en común. La primera parte del libro te explica cada historia, ubicada en épocas diferentes: 1850, 1931, 1970, actualidad, futuro y futuro post-apocalíptico, en orden cronológico. Las 5 primeras quedan a medias, sin saber cómo acaban, hasta que llegamos a la sexta se relata toda la trama hasta el final. A continuación, la segunda parte recupera la mitad de las anteriores historias en orden inverso: futuro, actualidad, 1970, 1931 y 1850. Así, el libro acaba con la historia inicial. Es un libro "capicúa". 
Es en esta vuelta atrás, donde se entiende la vinculación que hay entre todas las historias.
Pero no solo la estructura sigue un círculo, el contenido también. Mitchell nos da un mensaje catastrofista. La civilización sigue un curso circular. Llegará a su máximo apogeo tecnológico pero luego decaerá hasta volver a los orígenes. Incluso, el lenguaje sufre ese mismo decaimiento (algo que por otra parte ya ocurre).
Todas las historias en conjunto nos transmite el mensaje de que el hombre se hundirá en la oscuridad por sus ansias de poder, su avaricia, su consumismo, su división de clases, su creencia de superioridad ante otros seres humanos.
No daré más detalles para no desvelar más cosas del libro. Aquí os expongo las 6 historias.
Os recomiendo mucho este libro.

Primera historia: Se sitúa en 1850 y el protagonista es Adam Ewing. La historia se narra a través de su diario y por tanto en primera persona. Nos relata el conflicto entre las tribus de Nueva Zelanda, los maoríes y los morioris. Ewing regresa de las islas Chatham a California en un barco. En el viaje empezará a tener molestias en la cabeza y un médico, el doctor Goose, le dice que es debido a un parásito cerebral. Mitchell nos hace una crítica sobre la esclavitud, las diferencias de razas y la colonización.

Segunda historia: Situada en 1931. La estructura es en forma de carta enviadas por Robert Frobisher, compositor bisexual, a su amigo Sixsmith. En esta historia, Robert, acude al hogar de un viejo artista enfermo para que lo acoja como ayudante. Este personaje me ha gustado mucho: tiene mucha cara y una ironía mordaz. Robert mantiene una relación con la esposa del viejo y un constante conflicto verbal con la hija, una niña mimada.

Tercera historia: Situada en los años 70. Narrada en tercera persona omnipresente. La protagonista es ahora Luisa Rey, una periodista de un diario de poca monta que se verá envuelta en una trama de corrupción. Una central nuclear construida recientemente tiene ciertas fisuras de seguridad que ha sido tapado por su presidente al no dar a conocer un informe de uno de los físicos donde se detallaba estas deficiencias. 

Cuarta historia: Situada en la actualidad. Con el título "El tremendo calvario de Timothy Cavendish. Está narrada en primera persona. Timothy es un viejecito que se ve obligado a huir por un tema de deudas. De forma kafkiana, acaba en un asilo para ancianos y se verá atrapado en sus paredes.

Quinta historia: Ocurre en el futuro. La narración sigue la estructura de diálogo. Toda la historia es un interrogatorio donde se va desvelando un sistema social dominado por las diferencias de clases, la publicidad y el consumismo y la manipulación del lenguaje. En este capítulo se ven claras influencias de 1984 de Wells y Un mundo feliz de Huxley.

Sexta historia: El cruce de Sloosha y toda la vaina. La narración se asemeja a un soliloquio, en la que el protagonista relata a unos oyentes su historia, sin que los otros intervengan. Situado en una época posterior al declive de la civilización. La humanidad ha llegado a su zenit de evolución y ha sufrido un retroceso. Este relato es costoso de leer por el lenguaje utilizado. Si en la anterior historia se no explica que se ha limitado el lenguaje para eliminar conceptos, aquí el lenguaje se ha degradado, al igual que la civilización. 

Sinopsis:

El atlas de las nubes es una novela que da la vuelta al mundo y recorre desde el siglo xix hasta un futuro apocalíptico, a través de seis historias entrelazadas. El relato se abre en 1850 con el regreso del notario estadounidense Adam Ewing desde las islas Chatham a su California natal. Durante el viaje, Ewing traba amistad con un médico, el doctor Goose, que comienza a tratarle de una extraña enfermedad causada por un parásito cerebral... Repentinamente, la acción se traslada a 1931 en Bélgica, donde Robert Frobisher, un compositor bisexual que ha sido desheredado, se introduce en el hogar de un artista enfermizo, su seductora esposa y su núbil hija... De ahí saltamos a la Costa Oeste en la década de los setenta, cuando Luisa Rey destapa una red de avaricia y crimen que pone en peligro su vida... Y, del mismo modo, con idéntica maestría, viajamos a la ignominiosa Inglaterra de nuestros días, a un superestado coreano del futuro próximo regido por un capitalismo desbocado y, finalmente, a Hawai, a una Edad de Hierro post-apocalíptica que corresponde a los últimos días de la historia.
Sin embargo, la historia tampoco termina ahí. La narrativa vuelve, como si de un bumerán se tratara, en el tiempo y en el espacio hasta el punto de partida recorriendo, en sentido inverso, la trayectoria trazada. Durante la travesía, Mitchell va revelando los lazos que unen a personajes tan distintos, el modo en que se entrecruzan sus destinos y la forma en la que sus almas se desplazan a través del tiempo como las nubes por el horizonte. David Mitchell, es un visionario posmoderno que se mueve con maestría por una multiplicidad de estilos y sabe combinar a la perfección los ingredientes básicos de la novela de aventuras con una debilidad muy nabokoviana por el puzzle, un ojo clínico para retratar a los personajes y un gusto por la reflexión filosófica y científica en la línea de Umberto EcoHaruki Murakami y Philip K. Dick. En esta novela, Mitchell derrumba las fronteras del tiempo, los géneros y las lenguas.

En este 2013 se estrena la película.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux