La Ciudad de los Conceptos 2/53: Paciencia

Ella espera. Mira el reloj. Llega tarde, pero espera. No le molesta. A veces uno hace esperar y en otras ocasiones es el que espera. Un soplo de viento aumenta la sensación de frío. Se ajusta mejor el abrigo y sigue esperando.
De repente, mira hacia los escaparates que tiene detrás. Se siente observada, sin embargo no hay nadie mirando. 
Él se esconde mejor. Se retira su pelo largo, tanto que le llega hasta la cintura. Sonríe. Todo tiene su tiempo.
Se acerca un poco más ella, lo justo para entregarle aquello que le sobra. Algunos quitan, otros dan.
Se siente bien al compartir con ella parte de su contenido. 
Un gesto brusco de ella, le pone en alerta. Ha suspirado. Él se acerca y le acaricia la mejilla.
Ella siente que juzgar es fácil, pero antes hay que conocer, preguntar. Todo tiene su explicación. 
Una sonrisa llena de energía se ensancha en sus labios. Él se gira para ver como el hombre se acerca con cara de preocupación.
- Lo siento, llego muy tarde.
Ella le mira con tranquilidad.
- ¿Qué ha ocurrido?
- Perdí el autobús.
- No pasa nada. Le puede ocurrir a cualquiera.
Él se aparta un poco ante el abrazo de ambos. 
Él es uno de los Guardianes de la Llama de La Ciudad de los Conceptos. Su nombre es la Paciencia.

Anteriores:

La Ciudad de los Conceptos 1/53: Inseguridad

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux