Reseña: Mendel el de los libros de Stefan Zweig



Stefan Zweig nos demuestra como es posible escribir un relato intenso y completo, a nivel narrativo, con tan solo 57 páginas.

Si por algo destaca Mendel el de los libros es el mimo con el que está escrito y cuidado de cada palabra. La novela es un mensaje claro de alabanza a los libros, pero también nos hace reflexionar sobre la estupidez de los conflictos bélicos.

La novela está escrita en primera persona, desde el punto de vista de un narrador que no se identifica pero que nos habla de Jackob Mendel, un peculiar librero que vive durante el día en el café Gluck, en Vienna. Acude a él para hacer una consulta de unos libros y queda maravillado por ese personaje que solo vive para los libros. No hay otro mundo. Los libros es su mundo. Destaca por su memoria y su inteligencia. Su mente es un catálogo de libros que hace muchas personas le hagan consultas. 

Sin embargo todo se tuerce en 1915 es enviado a un campo de concentración ya que, debido a su nacionalidad, los policías deducen que es un espía pero de la forma más absurda. Stefan nos muestra aqui la obsesión del hombre por acusar, encontrar enemigos donde los hay y de destruir al diferente.

Es un libro para disfrutar de la figura de ese solitario Mendel que se refugia en los libros, se alimenta de ellos y vive por ellos.

No por ser pequeña deja de ser una gran novela. Muy recomendable.

Citas:

Los libros solo se escriben para, por encima del propio aliento, unir a los seres humanos, y asi defendernos frente al inexorable reverso de toda existencia: la fugacidad y el olvido

¿Para qué vivimos, si el viento tras nuestros zapatos ya se está llevando nuestras últimas huellas?

Puntuación: 4/5

Sinopsis:

Escrito en 1929, Mendel el de los libros narra la trágica historia de un excéntrico librero de viejo que pasa sus días sentado siempre a la misma mesa en uno de los muchos cafés de la ciudad de Viena. Con su memoria enciclopédica, el inmigrante judío ruso no sólo es tolerado, sino querido y admirado por el dueño del café Gluck y por la culta clientela que requiere sus servicios. Sin embargo, en 1915 Jakob Mendel es enviado a un campo de concentración, acusado injustamente de colaborar con los enemigos del Imperio austrohúngaro. Un breve y brillante relato sobre la exclusión en la Europa de la primera mitad del siglo xx.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux