El Cuento: características

Aunque novela y cuento son géneros narrativos, las leyes que los rigen son muy diferentes:

  • La novela es un género extenso, que da cabida a otras vías narrativas -tramas y subtramas, personajes secundarios, etc.-.
  • En el cuento, sin embargo, sólo cabe una historia.

El cuento trabaja en la vertical, en profundidad; la novela, en extensión, en la horizontal.

El cuento es una línea ascendente: todos los elementos colaboran unos con otros para formar un cescendo hasta llegar al desenlace, que debe ser una descarga de energía contenida a lo largo del relato. Cuando esa máquina funciona, entonces el relato posee una auténtica capacidad de "succión" sobre el lector.

Las dos características principales de un buen cuento son la unidad y la intensidad.

1- La unidad: en el relato sólo cabe una historia evidente que centra la mirada del lector en los personajes. Esta unidad la consigue el escritor:

  • Manteniendo un mimo tono a lo largo de todo el relato.
  • Manteniendo un solo ritmo.

2- La intensidad: es la esencia del cuento, basada en la concentración y la eliminación de todo lo accesorio; esa intensidad se logra mediante:

  • La economía verbal: haya que tener siempre a mano las tijeras.
  • La omisión: el uso de la sugerencia para que el lector "construya" con su imaginación.

Un cuento suele contar dos historias (una evidente y otra cifrada, una anecdótica y otra esencial) que se trenzan en su estructura de maneras diferentes según cada autor.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux