Entrevista a Dianna M. Marquès

 

Dianna M. Marquès nació y vive en Barcelona. En el 2009 autopublica su primera novela, Alma Inmortal (La saga del escarabajo I). Sus siguientes libros son La isla del Dhaphiro (La saga del escarabajo II), 22:22 y Coma.
Novelas juveniles que mezclan la fantasía, la ciencia-ficción y el romanticismo.
Podéis leer las reseñas que hice de sus novelas Coma y 22:22
Al escribir, ¿Papel u ordenador?
Sin duda ordenador, por culpa de las nuevas tecnologías si escribo a mano más de 5 minutos me duele la mano… estoy desentrenada.
¿Todo planificado, estructurado, pensado o dejando libertad a la improvisación?
Siempre digo que escribo a salto de mata y por suerte mis musas me ayudan a hilvanarlo todo y que todo tenga sentido y un porqué. Me suele pasar que si lo planifico todo, me aburro porque ya sé como termina la historia y entonces la dejo. Me gusta ser la primera sorprendida con mis novelas.
¿Un lugar concreto para escribir o cualquier sitio es bueno?
Cualquier sitio es bueno siempre y cuando cumpla un par de normas que son comodidad, una buena silla o un buen asiento y si puede ser mucho, muuuucho silencio.
¿Con música o en silencio?
Depende del día, a veces me gusta la tranquilidad y sólo oír mis pensamientos y en ocasiones me gusta ponerme música instrumental de bandas sonoras.
¿En cualquier momento o a una hora determinada del día?
Si tengo ganas en cualquier momento, aunque tengo una gran preferencia por la madrugada, suele venirme la inspiración sobre la una de la noche.
¿Qué aparece primero en la inspiración: la historia o los personajes?
Suele ser la idea básica de la historia y luego los protagonistas.
Qué presenta más complicaciones, ¿Primera o tercera persona como narrador?
Para mi primera persona, aunque he leído muchos libros en primera persona no me gusta demasiado, y para escribir me cuesta por que se pierden muchos detalles, soy una gran amante del narrador omnisciente.
Para crear ambientaciones y contextos, es necesario una fase de documentación. ¿Cómo la valoras?
Antes de empezar una novela busco los nombres, los apellidos y las localizaciones, sin mi amigo google no podría hacerlo y considero que es imprescindible documentarse bien.
¿Alguna manía, superstición, fetiche al escribir?
No, simplemente silencio.
Hay actores que dicen que nunca se ven las películas que hacen. En tu caso, una vez publicada la novela, ¿la lees como un lector más?
Sí, lo he hecho muchas veces intentando ser objetiva, que es muy difícil, pero se intenta y la verdad es que me sorprendo y a veces pienso: “Cómo he sido capaz de escribir esto” en el buen sentido.
¿Cambiarías algo de tus libros ya publicados? ¿Algún detalle, alguna frase, algún personaje?
Sin duda, los reescribiría, por que por suerte mi estilo a mejorado, pero también pienso que si lo hiciera debería hacerlo cada seis meses por que una persona siempre aprende y madura, y claro, sería un no parar de reescribir.
Para leer, ¿libro en papel o electrónico?
Sin duda papel, el tacto, el olor, la calidez de sostener un buen tomo entre las manos, aunque sé que el e-reader es el futuro, y me adaptaré.
¿Proyectos?
Ahora mismo tres, la novela que estoy apunto de terminar ahora y dos más que tengo en el tintero esperando que las escriba.
Un libro para llevar a una isla desierta
¿Sólo uno? No podría, así que hago trampa, “un libro electrónico” con una card con miles de ellos.
 

Agradecer a Dianna su colaboración, que no dudó ni un momento en contestar esta escueta entrevista.

 
 
 
 

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux