Autopublicación y librerías



Hoy voy a hablaros de mi experiencia personal con la distribución de mi novela. Como sabreis mi libro es autopublicado, eso significa que yo he asumido los gastos de corrección, maquetación, diseño de portada, diseño de blog e impresión del libro. Eso se traduce en que las cajas con los libros los recibes en tu casa (o en la dirección que tu des). Una vez tienes los libros tienes que venderlos. A parte de venderlos en mano, por internet o en las presentaciones, las librerías son el lugar adecuado para poder vender nuestra obra (porque no creo que tengamos mucho éxito en una charcutería o en una mercería). ¿Y como consigues este objetivo? Bueno, como lo hemos autopublicado, no tenemos detrás una distribuidora que tenga contrato con unas librerías concretas para colocar nuestro libro, y por tanto debemos ir a los locales en persona para vender nuestro producto (vamos, comercial puro y duro).
Y ahora detallo tres respuestas y por eso el motivo de este escrito. En un solo día he entrado en tres librerías. Entro, digo "hola, buenos días" y me responden al slaudo. Luego expongo que he escrito una novela que he autopublicado y si sería posible colocar un par de ejemplares (no pides más que eso).
Respuestas:

Librería 1:
- ¿De qué genero es?
- De misterio, intriga, con enigmas a resolver y con argumento histórico.
- Mmmm, es que aquí no tira mucho eso. - (Me giro y veo toda una mesa con tres pilas de Inferno de Dan Brown y El maestro del Prado) - Si fuera otro tipo de género, como best-seller sí, pero este que me dices se tira poco.
- Ya, muchas gracias.

Pregunta que se me plantea: ¿es un género best-seller? ¿No hay best-seller de intriga y misterio?

Librería 2:
- ¿Y es autopublicado dices?
- Sí.
- Verás, es que no querremos arriesgarnos a novela de mala calidad. Ahora cualquiera puede publicar lo que sea.
- Ya. Pero pasó por fase de corrección.
- Ya, ya, pero entiende que a lo mejor quien lo lea puede encontrar algo muy malo.
- Ya, muchas gracias.

De toda la vida, cuando yo he comprado un libro, lo he comprado consciente de que asumía el riesgo de que su contenido podía gustarme o no. Están esas dos opciones. Y jamás un librero me ha detenido en la caja para decirme: chico, déjalo, no vale nada. ¿Y el lector? ¿No tiene derecho a decidir que escoger?

Librería 3:
- Es que solo trabajamos con grandes editoriales.
(previo entrar, he visto en el ¡escaparate! un libro de jardinería de una editorial que no había oído hablar en mi vida).
- Bueno, pero aunque sea solo un ejemplar.
- No podemos. Si lo pongo, entonces pierdo sitio para otros de gran tirada
(una mesa llena de Inferno, otra mesa llena de El maestro del Prado, otra mesa llena de... y así cinco mesas temáticas dedicadas a un solo libro con varios ejemplares haciendo una montaña).
- Ya, muchas gracias.

Es espacio es relativo. Giordano Bruno decía: "no hay un arriba o abajo absolutos, como enseñó Aristoteles; ninguna posición absoluta en el espacio; sino que la posición de un cuerpo es relativa a las de los otros cuerpos."

Resumen en tres conceptos: los autopublicados no son best-seller, son de mala calidad y quitan espacio.

Está claro que no se puede nunca generalizar y que habrá (y los hay) lugares que aceptarán nuestros libros autopublicados, pero para el caso que comento de negativa, si la autopublicación está aumentando (no solo en España), ¿No cabría la posibilidad de plantearse de abrir alguna librería exclusiva para autopublicados? ¿O conseguir que toda librería tuviera un estante dedicado a esta forma de publicación y por tanto el cliente ya supiera que producto puede encontrar ahí y él ya decidirá?
Ahí quedan las preguntas.


Comentarios

  1. Impresionantes las excusas de esas tres editoriales. No se puede añadir más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Alberto, tu lo has dicho, más que respuestas son excusas

      Eliminar
  2. Yo he tenido una experiencia similar. Las librerías no se quieren arriesgar y puedo entenderlo. Sería interesante abrir una librería exclusiva para autopublicados pero me temo que a lo mejor no es un buen negocio...Muy interesante tu post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Silvia por tu comentario. Es cierto que por el momento que están pasando las librerías, arriesgarse ahora no es que sea la mejor opción.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells