Analizar nuestra novela



Una vez terminada la novela debemos analizar nuestra novela que tanto esfuerzo nos ha supuesto redactarla. Tenemos que lanzar unas preguntas y la novela nos debe dar las correspondientes respuestas.

Preguntas referidas a las leyes básicas para la dramatización de una historia:

  1. ¿En que momento aparece el objetivo principal de la novela?
  2. ¿Existe una motivación con suficiente fuerza para hacerlo interesante?
  3. ¿El contenido de la historia tiene fuerza de atracción para seducir al lector?
  4. ¿Los objetivos y situaciones secundarias están bien distribuidos a lo largo de la narración?
  5. ¿La información sobre los personajes llega oportunamente al lector?


Preguntas referidas al contenido estructural:

  1. ¿Desde el momento que se empieza a leer el primer capítulo de la novela, se despierta el interés del lector, se llama su atención, se le intriga con fuerza suficiente para obligarle a seguir leyendo?
  2. ¿A medida que transcurren las páginas de la novela y una situación sigue a la otra, se mantiene despierto el interés del lector, de una forma, no sólo sostenida, sino creciente?
  3. ¿Cuando llega al final, sala la sorpresa agradable, el lector queda convencido, el "sueño" ha merecido la pena de ser "soñado" sin que deje mal sabor de boca, o la sensación de que se ha perdido el tiempo lamentablemente?
  4. ¿Hay tensión, suspense, durante todo el desarrollo de la narración, teniendo en cuenta que mantener esta tensión es necesario para que el lector espere lo inesperado, de forma lógica y literariamente expuesta, produciendo el choque que el lector siempre agradece?
  5. ¿Se han distribuido, en lugares oportunos, todos los "gags" necesarios para mantener la atención? (un "gag" no debe, forzosamente, ser cómico, puede ser dramático o sentimental, siempre que sea "una situación breve y muy oportuna, que llame la atención del lector, sin desviarla de la historia central").


Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux