Pequeños ejercicios como narrador



¿Quieres experimentar que diferencia hay entre 1ª y 3ª persona? 

Aquí os dejo unos simples ejercicios que os pueden servir.

- Relata un hecho de tu infancia. Intenta recordar todo lo que puedas de aquella época: olores, sabores, el tacto de las cosas... Cuéntalo en tercera persona. Tú, niño, eres el personaje principal.

- Resume en tu libreta de notas, en tercera persona, lo que te ha sucedido durante el día. Intercala reflexiones, comentarios e incluso pensamientos, tuyos o intuidos en los personajes que aparecen durante el relato de esa jornada.

- Describe el mismo día, pero sin intervenir en lo que cuentas. Adopta, respecto al relato, una posición tan distante como te sea posible y trata de contar lo que piensan los personajes a través de diálogos, gestos o actitudes.

- Refiere una escena -inventada o real- a través de gestos, silencios o movimientos de personajes, sin diálogos.

- Relata un misma historia cambiando el personajes principal. Por ejemplo, al explicar la jornada de un día ponte como personaje principal a ti, tu compañero de trabajo, tu jefe, tu pareja.

Espero que os sean útiles estos sencillos consejos. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux