Reflexiones: Baile de números


Cuando ocurren acontecimientos como los de hoy en los que se dan manifestaciones de personas en la calle, ocurren esos curiosos fenómenos de discrepancias de cifras. Y claro, pasaría desapercibido si la diferencia fuese de 10 o 30 personas, pero a menudo hablamos de miles.
Hoy, por ejemplo, en la manifestación de Barcelona, según la Guardia Urbana habían 110.000 personas y según la delegación del Gobierno, 50.000.
Es curioso y a uno le da por pensar, primero, quién es el cuenta, y segundo, cómo cuenta. Porque 60.000 personas, se notan. No es aquello de decir: uy, ¿dónde está Pepe? Bueno, da igual, somos suficientes, vamos tirando. No, no es lo mismo.
Y pensaréis, claro, esto se lleva mucho ahora. Pues no. Esto ya viene de antiguo y además, se relaciona con la literatura.
Sí. Todos conocéis la historia del Caballo de Troya (sí, muchos pensaréis en Brad Pitt). Este relato aparecía por primera vez en la Odisea de Homero. La cuestión es: ¿os habéis preguntado alguna vez cuántos guerrero iban ocultos en el caballo?
Pues resulta curioso descubrir el baile de números al respecto. La Odisea relata que contenía a Aquiles y 99 hombres, es decir, 100. Apolodoro cifró en 50 los combatientes. Según un poema perdido llamado la Pequeña Iliada atribuido a Lesques de Pirra, habla de 3.000 (aquí tenemos la primera muestra de discrepancia numérica de una concentración de personas). Luego tenemos a Tzetzes que dijo que habían sido 23 (incluso los nombró, algo que no esperamos que se haga en la actualidad). Y finalmente, tenemos a Quinto de Esmirna que nombró a 30 guerreros.
¡Genial! Tenemos a 100, 50, 3.000, 23 y 30. Al gusto del consumidor.
Ahora ocurre lo mismo, 110.000, 50.000, 1 millón,... 
Sin embargo, hay algo que debemos aplicar de la guerra de Troya y es que nadie se pregunta la cifra, ya que hay algo de lo que no se duda: el caballo. 
¿Cuál es nuestro caballo en la actualidad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux