Reseña: Corona de Damas de Tosca Soto




Corona de Damas es de esas novelas que te hacen viajar en el tiempo, no solo por la ubicación de la historia, sino por la ambientación de la época, cuidada al mínimo detalle.
Ya hace unas semanas que tuve el privilegio de estar presente en la mesa redonda con las dos autoras de la novela. En dicho intercambio de ideas y opiniones, nos transmitieron el arduo trabajo de documentación llevado a cabo para dar veracidad a los ambientes, los hechos y los personajes. Y realmente, cuando acabas el libro tomas conciencia de este trabajo documental.
Novela histórica, sí, pero con algún ingrediente de intriga y misterio que permite que cualquier lector, ya sea fiel seguidor del género o poco amante del mismo, pueda leerlo por igual con el mismo interés.
Segundo apsecto a destacar: Tosca Soto es la unión de los apellidos de las dos autoras, Susana Tosca y María Soto, pero aquellos que tengan recelo a leer una novela escrita a cuatro manos, decirles que no se nota en absoluto. Es más, uno es incapaz de detectar dicho detalle.
La novela está narrada en tercera persona omnipresente, lo que permite a las autores describirnos las acciones en diferentes puntos de vista de diversos personajes. 

La historia ocurre en el París de 1625. Un París de espadachines, duelos, conspiraciones, Richelieu.. todo esto es un claro homenaje a Alexandre Dumas y su eterno Los tres mosqueteros. 
Tenemos a dos personajes principales, a través de los cuales gira toda la trama. Bernard llega a París en busca de fortuna. Viene de la región de la Gascuña. Es sencillo, humilde y algo tosco. Acude a ver a su amigo Charles, que es guardia del Louvre. Charles quiere ser poeta y se mueve en la alta sociedad de París y además actúa como espía. Bernard se irá mezclando poco a poco en el mundo de la corte, involucrándose en conspiraciones y misterios.
La novela empieza con un primer capítulo que narra el asesinato de Enrique IV y luego también de Enrique III. En el momento temporal de la historia, el regente es Luis XIII. Todo esto está unido a los misterios, misiones y aventuras que viven Bernard y Charles.
El otro elemento de la novela es el ocultismo. Brujas, hechizos, conjuros, maldiciones, profecías de Nostradamus,... aportan un halo de misterio que rompe un poco con el género histórico, sin embargo no desentona.  Además, creo que juega con esa indeterminación de no afirmar nada y dejar que el lector piense: ¿es así o es sugestión?

Los personajes están muy bien elaborados, con unos caracteres muy marcados, pero eso no impide que se vean sujetos a tomar decisiones que chocan con su ética o sus principios. Las acciones buenas o malas se definen según la necesidad del momento.

Cosas que me han gustado personalmente:
- La influencia de un personaje tan poco significativo como Bernard, así como su progresión como personaje.
- Como el misterio se va desvelando poco a poco.
- Las descripciones de los lugares y costumbres.
- La caracterización de personajes históricos
- La aceleración del ritmo en el tramo final: creo que consiguen muy bien cubrir las expectativas del lector, que tras muuuuchas páginas de aventuras, intuyendo el final, todo se precipita y el ritmo es más directo y rápido.
- El final: bien atado y dejando a libre interpretación ciertos aspectos históricos.

Las autoras consiguen algo muy importante: mantener el interés del lector en la trama, algo díficil teniendo en cuenta que son 1.100 páginas. 

Es una novela para disfrutar de una buena aventura, un buen misterio y sumergirse en una época con grandes personajes históricos y conocer ciertos acontecimientos, así como una corte parisina hambrienta de poder y comfabulaciones.

Recomiendo su lectura.

Puntuación: 5/5

Sinopsis

1625. En una Francia gobernada por un rey débil e impopular, dos jóvenes gascones recién llegados a la corte se ven atrapados en una misteriosa intriga en la que se mezcla la ambición por la corona de Francia con el irreversible poder del destino y la superstición. Una intriga apasionante en el París sensual del barroco.
UNA INTRIGA APASIONANTE EN EL PARÍS VIOLENTO Y SENSUAL DEL BARROCO.

París, 1625. Una ciudad turbulenta en cuyos recovecos bullen las conjuras y las implacables luchas por el poder. En el palacio del Louvre, el joven rey Luis XIII vive atenazado por funestos augurios: sobre él se cierne una amenaza que pone en peligro la estabilidad del reino y la salvación de su propia alma.
Dos amigos, Charles Montargis, aprendiz de espía del poderoso cardenal de Richelieu, y Bernard de Serres, modesto gentilhombre recién llegado de los Pirineos, se verán arrojados por la fatalidad al corazón de una tenebrosa intriga que les hará descubrir los secretos más oscuros de las altas esferas del reino.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells