Reseña: La maldición de Cristo de José Miguel Ortega


<!-- more -->

Una novela que tiene todos los elementos para que te enganche desde el principio: un misterio de siglos de antigüedad, intriga, persecuciones, el Vaticano, buenos y malos que engañan. 
La historia está narrada en tercera persona, siguiendo el personaje de Faustino, un profesor de física de la universidad Complutense de Madrid que se verá envuelto en una trama de poderes e intereses.
Los personajes están bien caracterizados.
En el libro hay algunos capítulos de flash-back a diferentes épocas que sirven para aumentarnos la curiosidad del misterio que se oculta y que se nos va desvelando poco a poco.
He de decir que me ha sorprendido gratamente el argumento, que he encontrado original y atrevido.
Y el final me parece muy adecuado, cerrando muy bien todos los puntos de la trama.
La acción transcurre entre Madrid e Italia. Buenas descripciones, sin caer en el error de aburrir al lector.
Los capítulos son cortos y Ortega sabe bien finalizarlos con esa duda que te hace decir ¿y ahora qué pasará?
Entretiene, engancha y distrae, que a mi juicio es lo que se le puede pedir a una novela de misterio.

Recomendable

Puntuación: 4/5


Sinopsis


En 1.532, en el pueblo francés de Chambery, la Sábana Santa sufrió un intento de robo. Dicho intento acabó en un trágico accidente en el que casi es destruida por un incendio. 


En 1.772 un hombre, relacionado con ese robo, es ayudado a escapar de la catacumbas de la Ciudad del Vaticano donde estaba apresado. 

En la actualidad, el profesor de historia Faustino Rovira, desaparece de la Universidad Complutense de Madrid sin dejar rastro, pero su amigo y colega docente, Mario Faberti, descubre el secreto que vincula a su amigo con aquel individuo que siglos atrás intentó apoderarse de la Sábana Santa. 

Un secreto que el Vaticano jamás permitirá que salga a la luz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux