Reseña: La librería ambulante de Christopher Morley



<!-- more -->

La novela tiene dos protagonistas: Helen McGill, una mujer de mediana edad que vive en el campo, haciendo las labores de casa para su hermano que se ha convertido en un famosos escritor local. Y luego tenemos a Roger Mifflin, un amante de los libros que, mediante su carruaje, se dedica a vender libros por las zonas rurales de Estados Unidos.
Ambos personajes se encuentran ante la necesidad de Roger de ceder su negocio. Helen, harta de la monotonía y de ser la sirviente de su hermano, toma la decisión de comprar el carruaje. Así es como empieza una gran aventura entre ambos personajes.
La novela es un canto de alabanza a los libros y a la lectura, con constantes citas a libros y autores. A través de Mifflin, Morley nos da el mensaje de que para cada persona hay un libro adecuado.
Con la figura de Helen y todos sus conflictos internos por dejar de hacer las labores domésticas, Morley se muestra muy crítico con la situación de la mujer, oprimida y sin voz para tomar decisiones, relegada a un segundo plano. 
Interesantes diálogos literarios entre Helen y Roger, elegantes descripciones de paisajes y divertidas situaciones hacen de esta novela una interesante lectura.
Me ha encantado la figura de Roger Mifflin, un personaje lleno de vitalidad, de energía, de entusiasmo y de sentimiento.
No hay que olvidar la crítica que hace Morley de lo poco que se lee en ciertas zonas de Estados Unidos, aunque para el autor es más por la falta de medios a los que acceder a los libros que por falta de interés, pues cuando Mifflin les ofrece libros a su medida, los campesinos no se lo piensan dos veces (es más, los hay que esperaban su llegada tras la última visita). También se ve esa pasión por la lectura en el agradecimiento que le dan a Mifflin por los libros comprados.
Una novela para disfrutar de la lectura, la literatura y para pasar un ben rato. Lo recomiendo mucho.

Sinopsis

Segunda década del siglo XX. Lugar, el Estados Unidos rural donde conviven carromatos con prehistóricos automóviles. Roger Mifflin, librero ambulante, decide vender su librería (acompañada de su yegua y su perro) y regresar a Brooklyn para escribir sus memorias. La nueva propietaria, la ya madura señora Helen McGill, decide lanzarse a la aventura y recorrer el mundo. A partir de aquí se suceden una serie de divertidas peripecias, donde tanto personajes como lectores, nos vemos envueltos en una espiral de conocimiento y admiración por el mundo de los libros, los autores y como no, los libreros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells