Reseña: El fuego de Katherine Neville




Katherine Neville pensó que debía seguir la historia del ocho con una segunda parte, lo que pasa es que no se dió cuenta de que no hacia falta. 
Tan bueno que resultó ser el Ocho y tan malo ha resultado ser El Fuego. 
No me ha gustado nada. Lo he acabado por que no soporto dejar un libro a medias, pero era para dejarlo apartado en las primeras 50 páginas. Ya de por sí a la historia no le hacía falta una segunda parte y bajo esa premisa el libro no aporta nada. Pero nada, de nada. 
La autora, no sé si contagiada de los coletazos del Código da Vinci, crea unos enigmas y adivinanzas tan forzados que son inverosímiles. Algunos incluso puesto con calzador. Y menos creibles son las resoluciones de los mismos enigmas, pensando tan solo 5 minutos y ¡ops! enigma resuelto. Capítulos muy cortos y uso abusivo de flash-backs. La historia en 
 te deja indiferente, pues crea una partida imaginaria que no se sabe ni como se juega. 

Un libro que no cumple las expectativas creadas por el Ocho.


Puntuación: 1/5

Sinopsis

Hace veinte años comenzó la partida. Ha llegado el momento de realizar la siguiente jugada. El juego vuelve a empezar.Alex andra recibe una inesperada invitación a la fiesta de cumpleaños de su madre, C atherine Velis. A ños atrás, Catherine había repartido, por diferentes países del mundo, las piezas del ajedrez de Montgla ne para que nadie nunca pudiera reunirlas y hacerse con el secreto poder que contienen. Cuando Alexandra llega a la casa familiar, su madre no aparece, pero sí una serie de invitados. Algo importante está ocurriendo y Alexandra acepta el reto de seguir las pistas que ha preparado su madre en un viaje que la llevará desde Colorado hasta Rusia. Los invitados serán sus compañeros de viaje, pero si bien todos persiguen las piezas del ajedrez, no todos lo hacen con las mismas intenciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells