Reseña: El paciente de Juan Gómez-Jurado



Una novela que engancha desde la primera frase. El argumento es tan sencillo como complicado: David Evans es un importante neurocirujano al que han secuestrado su hija. ¿Ha cambio de qué? Pues de que su próximo paciente deba morir en la operación: nada más y nada menos que el presidente de los Estados Unidos.

A partir de aquí empieza una carrera a contrarreloj que deja al lector sin aliento. 
La novela está narrada en primera persona, desde el personaje de David Evans, que escribe sus memorias, pero intercala capítulos en tercera persona omnipresente para narrarnos situaciones que completan la información que necesitamos o para que comprendamos mejor el comportamiento de otros personajes.

Este es un buen libro para poner como ejemplo la premisa de que el inicio debe ser una explosión, impactante, atractivo. Juan Gómez consigue con el primer capítulo que seas incapaz de acabarlo y dejes para más tarde la lectura del segundo. Magistralmente nos sitúa en lo que se supone es el desenlace y así tú te preguntas ¿qué habrá ocurrido?

A pesar de ser una novela de misterio, thriller y, podríamos decir, que de acción, Juan Gómez no olvida el aspecto personal de los personajes, dotándolos de sus miedos, preocupaciones, tristezas, manías, cuentas pendientes..., y aunque parezca que todo sea de relleno, no, al final todo encaja y da sentido. Tomas conciencia que los errores y experiencias del pasado, forman parte de la historia, es decir, que a su modo, todo influye para que David Evans se encuentre en la situación en la que está.

Sin embargo, si por algo destaca la novela es por la tensión a través de un rimo trepidante. 
Otro de los aspectos a destacar es el gran uso que hace Juan Gómez del tiempo narrativo. Juan combina la inversión (empieza por lo que ocurrirá al final para dar un salto y situarnos en el pasado y así seguir la narración lineal) con flash-back durante la narración, muy bien llevados, a modo de recuerdos. Estos fragmentos permiten tomar aire y al mismo tiempo entender ciertos pasajes de la vida de los personajes. Es una desaceleración del ritmo pero en su justa medida.

Pero como digo, no solo es una novela de acción. Juan Gómez profundiza muy bien en los sentimientos de culpa, ira y miedo. Es ese miedo el que mueve al ser humano a ser capaz a realizar las acciones menos pensables en situaciones límite.

A nivel personal, sé que una novela me está cautivando del todo cuando anoto fragmentos del libro a modo de citas y este es el caso:
"La felicidad pura,sin adulterar,no deja poso en nuestros corazones,mientras las aguas turbias de la tristeza manchan por doquier".
"Los humanos asumían como ciertas las falsedades mas peregrinas sólo porque venían envueltas en un bonito paquete".

En resumen, una novela fascinante, como subir en una montaña rusa con grandes bajadas y aceleraciones.
Puntuación: 5/5

Sinopsis:

El prestigioso neurocirujano David Evans se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata.
Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos.
Con su habitual maestría en la literatura de intriga, Juan Gómez-Jurado atrapa irremediablemente al lector. Una novela apasionante, emotiva e inquietante, que se desarrolla en 63 frenéticas horas, que no da respiro en su lectura y que plantea un dilema moral imposible que puede cambiar el curso de la Historia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux