¿Sueños u objetivos?




- Solo te recuerdo que tenías un sueño al cual perseguías--

- ¡Este es el sueño! ¡Este es el sueño!
- ¡No es tu sueño!


Este es un fragmento de la película La La Land. Cuando vi la película, hace ya meses, recibí el mensaje muy claro de que cada personaje tenia un sueño y que alcanzarlo implicaba sacrificios o incompatibilidades. Sin embargo, me generó cierta incomodidad al pensar siempre en término de "sueño", así como la película lo repite continuamente. Y yo mismo me hice esta pregunta: ¿estamos hablando de sueños realmente? ¿es un "sueño" aquello que se quiere alcanzar? ¿O son objetivos?

Haruki Muraki publicó el libro "De que hablo cuando hablo de correr" y ahora "De que hablo cuando hablo de escribir". Pues bien, podríamos introducir un tercer volumen: "De que hablo cuando hablo de sueños".

¿Hablamos de sueños o de objetivos? Voy a exponer mi opinión, mi humilde opinión. Queda muy romántico decir que "persigues tus sueños", pero realmente lo que estás haciendo es definir un objetivo y llegar a él a través de unas metas. El término "tener un sueño" lo asocio a cosas que se escapan de nuestras manos, que nuestra minúscula aportación no hará nada por cambiar aquello soñado y por tanto, depende de otros. Por ejemplo, todos soñamos con un mundo mejor, donde reine la paz. Paz en el mundo. Pero que haya paz en Siria, no depende directamente de nosotros. Se alcanzará la paz por diplomacias, acuerdos, tratados, sanciones, etc. Por eso, soñamos que algún día haya paz allí.
Ahora bien, pienso en mí, en mi deseo de querer escribir y publicar. ¿Fue un sueño? No. Era un objetivo y bien definido, tanto en tiempo como en recursos. Y dependía de mí. Tener un objetivo implica acción, motivación, movimiento. Y es importante destacar el aspecto que el objetivo implica nuestro trabajo, de lo contrario, será un sueño. Yo podría quedarme sentado, sin mover un dedo, ni siquiera escribir y pensar: ojalá publiqué algún día un libro. Entonces si que será un sueño, porque soñando se pueden alcanzar muchas cosas, pero despierto es como se materializan.

Un objetivo debe ser medible, específico, ambicioso, alcanzable, realista y temporalizable. Una cosa es desear algo y no hacer nada para conseguirlo, entonces sí, estamos hablando de sueños. Pero si te esfuerzas para conseguir lo que deseas (ser médico, ser actriz, conducir un Ferrari, visitar New York), son objetivos.

"Brindo por los que sueñan; por más tontos que parezcan". Es una frase de una canción de La La Land. Mi visión sería Brindo por los que tienen objetivos. Los sueños se sueñas, los objetivos se trabajan. 
Asocio el concepto "tener un sueño" a esperar que las cosas sucedan por sí solas, a que todo sea favorable, a que los Dioses se acuerden de uno. 

"Es tu sueño cumplido: publicar tu libro", me dicen. No. Es mi objetivo alcanzado. ¿Qué necesitaba para llegar a él? Primero tener la historia, estructurarla, definir personajes. Luego escribir y escribir. Siguiente meta: enviar el manuscrito a editoriales y agentes litararios. Siguiente meta (una vez conseguida la editorial con crowdfunding): conseguir el dinero para lanzar el proyecto. Hasta llegar el objetivo final: publicar la novela. Pero los objetivos no finalizan. El objetivo es algo vivo, que nos lleva a otros y esa es otra diferencia con los "sueños", que parece que una vez alcanzado, ya está. Ya publiqué mi libro. Sueño conseguido. No. El siguiente objetivo es difundir, dar a conocer, conseguir críticas, vender todos los ejemplares, realizar presentaciones, etc. 

He visto una taza con uno de esos mensajes motivacionales, con diseño chulo que dice:

"Persigue tus sueños, ellos saben el camino"

No. Persigue tus objetivos. Si los persigues, ya está actuando y por tanto es un objetivo bien definido y alcanzable. No es un sueño.

Para finalizar: luchad por vuestros objetivos... son más reales que los sueños.

Comentarios

  1. Brindo para que sigas consiguiendo tus objetivos!

    ResponderEliminar
  2. Muy bien dicho. "Sueño" está demasiado cerca de "Ilusión", que suena a mentira amable.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Personajes principales y secundarios

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux