Mesa Redonda en Kosmopolis



El sábado 21 de marzo participé en una mesa redonda sobre las diferentes formas de publicación que tienen los escritores en la edición de Kosmopolis15: editorial tradicional, crowfunding y autopublicación. Fue una experiencia muy enriquecedora, con intercambio de ideas y opiniones que reflejan el actual panorama editorial: convulso, cambiante y tecnológico.

Con Benjamín Recacha

Los participantes eramos: Benjamín Recacha, escritor que ha autopublicado su primera novela, Carlos Pujol, editor de la editorial Alrevés, Julián Bueno, editor de Llibres a Mida y un servidor. Todos moderados por Mariana Eguaras, una gran consultora editorial.
Lo primero decir que muy emocionado de ver la sala llena. Todo un éxito y más siendo un sábado lluvioso por la mañana.

De izquierda a derecha: Carlos Pujol, Julián Bueno, Mariana Eguaras y Benjamín Racacha

La primera intervención fue por parte de Carlos Pujol, que nos mostró su trabajo y su visión sobre el mundo editorial. Él, como editor, nos dijo que todos los manuscritos se leen. Todos. Sin embargo, que de 100, hay 1 o 2 que están bien. Remarcó que su perspectiva es que se debe cuidar al escritor, mimarlo y apoyarle, pues "sin autor, no hay libro".
Nos habló sobre los diferentes trabajos que se hacen a un manuscritor: corrección ortográfica, de estilo, estructural. Con todo esto, se busca que la obra sea "más persuasiva".
Me encantó su frase: "Si un editor equivale a un director de orquestra, éste necesitará de músicos y éstos son los escritores".

Seguidamente habló Julián Bueno, mi editor de Llibres a Mida. Nos habló del crowfunding y del papel de las pequeñas editoriales para actuar como nuevos agentes para las medianas y grandes editoriales. También hizo énfasis en esa cercanía con el autor, que permite que el autor se involucre en todos los procesos.


 Tras Julián, intervine yo, comparando la publicación por cuenta propia, autopublicación, y por cuenta ajena, en mi caso mediante crowfunding. Para mí el gran problema de la autopublicación se centra en 2 aspectos: el riesgo económico que asumes y la distribución de la obra. Expliqué mi experiencia positiva con el crowdfunding: como te permite crear una comunidad de lectores y también valorar, antes de publicar la novela, el nivel de expectativas que puede crear. Y lógicamente, el peso de la financiación está dividido en múltiples mecenas.


Por último hablo Benjamín Recacha, autor de El viaje de Pau. Benajmín nos explicó como optó por autopublicarse tras enviar su manuscrito a múltiples editoriales y recibir una respuesta negativa. Por tanto, lejos de tirar la toalla, luchó por publicar su novela. Otro factor que importante es el beneficio para el escritor. De cada venta de un ejemplar, el que menos se lleva es el autor (el famoso 10%). Benjamín defiende la calidad de la autopublicación. Como el dijo, hay libro publicados mediante edición tradicional que no valen nada. Coincidió conmigo en lo difícil que es conseguir notoriedad en las plataformas digitales, como amazon, donde compiten con millones de obras autopublicadas. Conseguir llegar al público, es complicado. El proceso es sencillo e inmediato, pero tu visibilidad una ardua tarea.

Dar las gracias a la organización de Kosmopolis por invitarme al evento y a Mariana Eguaras por dirigir tan bien el debate.

En el blog de Benjamín podréis leer su crónica y oír el debate: Crónica de Bookcamp Kosmopolis.

Decoración del CCCB con mariposas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los 9 elementos básicos de una novela

Reseña: El fantasma de la ópera de Gastón Leroux

Reseña: La máquina del tiempo de H.G. Wells